La Navidad pueden ser una época complicada para los enfermos de depresión o bipolaridad. El estrés de las fiestas, las reuniones sociales y los regalos, así como los compromisos familiares y el excesivo tiempo libre puede afectarles negativamente. Ya estén en fase de manía o depresión, las Navidades y el estrés que estas traen suponen un importante desafío para los enfermos bipolares.

El tratamiento de la bipolaridad suele incluir medicamentos que ayudan a elevar el ánimo en caso de fase de depresión y a mantenerlo estable en caso de manía. Además de esto, las visitas al psicoterapeuta ayudan a mantener los pensamientos contenidos, evitando que las ideas depresivas o maníacas se instalen en su cerebro. Por eso, es fundamental que estos días excepcionales en los que la gente está ocupada, hay tantos recados que hacer, gente a la que ver y reuniones familiares a las que asistir, la persona bipolar mantenga este tratamiento.

Además de esto, he aquí unos consejos para lidiar con el trastorno bipolar durante las navidades:

banner ebook dia victoria

1. Intenta no aislarte

Aislarse es una reacción natural ante el estrés de estas fiestas. Durante las navidades todo el mundo está ocupado, las calles se llenan de gente y surgen numerosos compromisos. Fiestas familiares, reuniones sociales, cenas de trabajo; el estrés y la ansiedad de tener que cumplir con todas estas obligaciones puede hacer que queramos aislarnos de todo. Y luego está el otro extremo: personas bipolares sin familia, o que la tienen lejos y que han de pasar las fiestas completamente solos, pueden tender a aislarse. Por eso, el consejo es buscar socializar en la medida de la posible, controlando nuestras emociones y evitando hacerlo por obligación. Y es que, aunque aislarse ayuda a evitar el estrés y la ansiedad, también produce una sensación de soledad que puede ser muy dura para un bipolar en esta época del año.

2. Controlar el gasto y evitar las comparaciones

La Navidad es una época de gasto, en la que nos vemos obligados a comprar regalos para familiares y amigos. Es importante tener un presupuesto para evitar el gasto desmedido. Pensar los regalos, planearlos, comparar precios y luego comprarlos. Punto. Y, más importante aún, evitar las comparaciones. Las redes sociales se llenan en estas fechas de personas que alardean de sus regalos, lo cual puede producir un efecto negativo en una persona bipolar, que puede llegar a sentirse de menos si empieza a compararse. Así que nuestro consejo es que evites, en la medida de lo posible, las redes sociales y sobre todo no te compares con los demás.

¿Quieres regalarle algo a una persona bipolar? El cómic “El día de la victoria” es el regalo perfecto para estas fiestas. ¡Encárgalo ahora!

3. Hagas lo que hagas, no dejes el tratamiento

Las vacaciones pueden ser complicadas para un bipolar. Las rutinas se rompen, aumenta el tiempo libre y todos vivimos con una sensación de excepcionalidad. Son unos días en los que se perdonan los excesos, se socializa mucho más y hay más probabilidades de abusar del alcohol y otras sustancias. Por eso es fundamental que el afectado de trastorno bipolar mantenga todas sus rutinas: horarios, patrones de sueño y, sobre todo, la medicación, por mucho que la euforia de estos días pueda llevarles a pensar que todo está bien y que no hace falta seguirla.

PARTE 2 LA PRÓXIMA SEMANA.

Referencia: https://psychcentral.com/blog/archives/2017/12/08/coping-with-bipolar-disorder-depression-around-the-holidays/